Jabón de Vino, Karité y Naranja

miércoles, 27 de enero de 2016

El vino es uno de los activos cosméticos más relevantes de los últimos tiempos dada su potente acción antioxidante y desde que supe que se podía hacer un jabón con él no lo pensé dos veces.

Tenía un par de botellas sin acabar, de estas que se abren en Navidad y no terminas nunca(el jabón lo hice a principios de Diciembre) y que mejor que aprovecharlas para mi jabón.

Llevo utilizándolo unos días, tiene una espuma abundante, suave y cremosa. Su aroma resulta muy sugerente y sensual, por eso no puedo evitar pensar que es perfecto para disfrutar de una ducha para dos ;)



Receta:
  • 225gr Aceite de oliva
  • 115gr Aceite de coco
  • 70gr Manteca de Karité
  • 50gr Aceite de girasol
  • 20gr Aceite de ricino
  • 15gr Aceite de pepita de uva
  • 14gr Cera de abeja
  • 174gr Vino tino
  • 67,6gr Sosa (7% sobreengrasado)
  • 25gr Glicerina
  •    5gr Pectina de cítricos casera
  • 14gr Aceite esencial de naranja
  •    3gr Aceite esencial de ciprés
  •    5gr Azúcar
  • 1 Ramita de canela
  • 1 Puñadito de clavo
  • 1 Naranja

Procedimiento:
  • Preparaciones previas:
    • Con una semana de antelación mezclar en un bote la glicerina, la pectina y los aceites esenciales. Remover todos los días. Esto servirá para fijar el olor de los esenciales
    • Al menos un día antes de hacer el jabón, hervir a fuego lento durante una media hora el doble de vino que aparece en la receta para reducir el alcohol con la canela ,el clavo, las cáscaras de una naranja y el azúcar. Colar, dejar enfriar, pesar la cantidad de la receta y congelar en una cubitera o en una bolsita para hielo
  • Reservo 20gr de manteca de karité y los 15gr de aceite de pepita de uva para añadirlos en la traza como sobreengrasado. Hay que añadirlos estando la manteca derretida.
  • Pesar los aceites y ponerlos a calentar a fuego bajo en una cacerola de acero inoxidable hasta que se hayan derretido el coco, el karité y la cera de abejas. Retirar y dejar enfriando
  • Poner el vino en cubitos en un vaso de cristal, yo prefiero esperar a que descongele un poco porque sino cuesta mucho disolver la sosa
  • Ponernos guantes, gafas de protección y mascarilla
  • Pesar la sosa e introducirla en el vino, ir removiendo hasta que se haya descongelado del todo
  • Verter la legía(vino + sosa) en los aceites, remover con un palito de madera o de cristal, seguir mezclando con una batidora hasta alcanzar la traza(el alcohol acelera la traza así que la dejé bastante ligera)
  • Añadir en este punto los aceites para el sobreengrasado, la mezcla de los aceites esenciales y batir un poco para incorporarlos
  • Enseguida lo pasamos al molde, para la decoración superior utilicé una cuchara(hay que esperar a que la masa esté bien cuajada para que no se baje)
  • Abrigar con film de plástico y paños de cocina
  • Este jabón pude desmoldarlo a las 24 horas, lo cortamos, dejamos curar de 4 a 6 semanas y a disfrutarlo :)
Estas indicaciones son para quien ya haya hecho jabones. Si es tu primera vez aquí tienes un paso a paso detallado de cómo realizar uno básico.



En el vino existen unas moléculas llamadas polifenoles, entre las que destaca el resveratrol, que tienen un poder antioxidante 50 veces mayor que la Vitamina E, gracias a ello neutraliza la acción de los radicales libres y mejora la renovación celular, contribuyendo al retraso del envejecimiento de la piel, la mejora de la elasticidad, firmeza, arrugas y manchas. Esta acción se ve potenciada por el aceite de pepita de uva que a su vez hidrata y la manteca de karité que además nutre. Estos tres junto con los aceites esenciales de ciprés y naranja ayudan a combatir la celulitis.
El resto de aceites son los que le confieren al jabón sus cualidades de dureza, espuma, limpieza e hidratación.

Nota: No me gusta hablar de las propiedades cosméticas a la ligera, y menos de las anti celulíticas. Para que un producto penetre hasta las capas donde se acumula la grasa y sea efectivo hay que producir una hiperemia(aumento del flujo sanguíneo en la zona, por ejemplo masajeando). Hay que tener en cuenta que el jabón está sobre nuestra piel unos segundos, por lo que su función principal es limpiar y acondicionar.

Me ha gustado mucho este jabón, su apariencia rústica, su perfume, pero para la próxima aumentaré un poco la cantidad de ae(puse un 3,5% y subiré al 4%) porque me gustaría que el olor fuera algo más intenso. Y no sé si cambiar el aceite esencial de ciprés por el de canela, o perderá su encanto?

Muchas gracias por leer!!!

6 comentarios:

  1. Cómo me gustan estos post de cositas naturales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Charo, me alegro :)

      Eliminar
  2. Nunca he probado un jabón de vino, no sé si me gustaría, si el olor es tan fuerte como la bebida. Lo de ducha para dos me ha gustado jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su olor no tiene nada que ver con el del vino, ni mucho menos es fuerte.
      Jajajaja a mí es lo que me inspira

      Eliminar